Portada del sitio > Revistas > 73 (Julio 2013) > Alan Turing y la manzana envenenada (2.ª parte)

Alan Turing y la manzana envenenada (2.ª parte)

por COLLANTES HERNÁEZ, J., PÉREZ SANZ, A.

Como veíamos en la primera parte de este artículo, Alan Turing se hizo popular en Bletchley Park a partir del verano de 1940 por sus aportaciones en la fabricación de varias máquinas precursoras de los computadores: las Bombe y las Colossus.

Sin embargo, no será ninguna de estas máquinas la que alcance la más alta cota de notoriedad en la historia de las matemáticas y de la computación, sino una que nunca llegaría a construirse: una máquina virtual, la única que llevará el nombre de su autor.

Pág. 109-116

Documentos adjuntos